Adaptarse a las condiciones externas

Las condiciones climáticas y los tipos de vías que puedes encontrar al volante de tu coche pueden ser muy diferentes entre sí. Por eso, BFGoodrich te ofrece una gama de neumáticos cuya composición y escultura varían según el tipo de firme al que vayas a enfrentarte (en el caso de los neumáticos 4x4) y según la estación en que desees utilizarlos.
Elige neumáticos en función de tus necesidades es importante para emprender la marcha con total seguridad, pero también lo es adaptar tu forma de conducir a las circunstancias que te rodean.

EN CADA ESTACIÓN, UN TIPO DE NEUMÁTICO Y DE CONDUCCIÓN

NEUMÁTICOS DE VERANO

En verano, incluso equipado con los mejores neumáticos, la meteorología puede jugarte malas pasadas. Un simple chaparrón debe hacerte adoptar una conducción adecuada.

Lo primero que hay que hacer es reducir la velocidad. La conducción sobre carretera mojada no recibe la misma atención que la conducción sobre nieve, aunque debería hacerlo. Una calzada mojada presenta riesgos similares: una menor adherencia, mayor distancia de frenado, etc.

Otros consejos:

  • Aumenta la distancia de seguridad con respecto a los vehículos que te preceden.
  • Utiliza las luces de cruce y las luces de posición.
  • Piensa en comprobar el desgaste y la presión de tus neumáticos para reducir el riesgo de aquaplaning y garantizar tu seguridad en caso de frenado de emergencia.

El verano es también el momento de salir de vacaciones. Para salir a la carretera tranquilamente y con total seguridad, sigue estos consejos:

  • Comprueba el desgaste de tus neumáticos

Puedes hacer esta revisión con ayuda de un medidor de profundidad u observando los indicadores de desgaste de la banda de rodamiento. La profundidad mínima de las esculturas debe ser de 1,6 mm.

  • Revisa la presión de los neumáticos en frío

Si vas a circular por autopista o si vas a transportar cargas pesadas, no olvides adaptar la presión siguiendo las recomendaciones del fabricante. Estas recomendaciones suelen figurar en el manual de uso del vehículo o en la etiqueta de presión colocada habitualmente a la altura de la entrada del combustible o en el interior de la puerta del conductor).

Si los neumáticos están calientes en el momento de la medición, suma 0,3 bar a la presión recomendada.

  • Si el vehículo dispone de ella, comprueba también el estado y la presión de la rueda de repuesto

Comprueba los niveles:

  • de aceite
  • de líquido de enfriamiento
  • de líquido de frenos
  • de líquido lavaparabrisas

Comprueba el estado y el correcto funcionamiento:

  • del sistema de frenado 
  • de la iluminación y sopesa el ajuste de la altura de los faros en función de la carga.
  • de los limpiaparabrisas
  • de la climatización

NEUMÁTICOS DE INVIERNO

No hace falta vivir en el Polo Norte para necesitar neumáticos de invierno.  Para un neumático, el invierno comienza por debajo de los 7 °C. Por debajo de dicha temperatura, un neumático de verano es menos eficaz que un neumático de invierno. Así pues, disponer de neumáticos de invierno es una cuestión de seguridad.

La goma y la escultura de los neumáticos de invierno se han puesto a punto especialmente para permitir una mejor adherencia, una buena motricidad y un frenado más seguro en carreteras frías, mojadas, nevadas o heladas.

Una vez equipado con 4 neumáticos de invierno ya solo queda adoptar un estilo de conducción adecuado:

  • Antes de emprender la marcha, asegúrate de que el motor está caliente.
  • No pises el pedal del acelerador bruscamente.
  • Reduce la velocidad.
  • Aumenta las distancias de seguridad con respecto a los vehículos que te preceden. 
  • Manten una velocidad moderada y cambia a una marcha más corta en pendientes descendentes.
  • Frena o acelera suavemente para evitar derrapes o deslizamientos
  • Cuida especialmente la conducción en los giros y en los arranques en pendiente.
  • Si las ruedas se bloquean y derrapan, suelta el pedal de freno para recuperar la adherencia y, a continuación, reduce la velocidad y frena lentamente.